20 enfermedades que puede prevenir la lactancia.

¿Sabías que hay un montón de enfermedades que se pueden prevenir mediante la lactancia materna? Te presentamos toda la información relacionada a este tema para que comprendas la vital importancia de esta etapa para el bebé.

A estas alturas, nadie pone en duda que la lactancia materna es el mejor alimento que una madre puede ofrecerle a su hijo. Los beneficios son muchos, tanto para la madre, como para el bebé. ¿Sabías que hay muchas enfermedades que puede prevenir la lactancia?

Sin entrar en juicios hacia la decisión de amamantar o no, puesto que cada mujer debería elegir libremente y sin culpa alguna, lo cierto es que todos los estudios científicos corroboran las consecuencias positivas de esta práctica.

La Organización Mundial de la Salud establece que un niño debería ser alimentado a base de leche materna exclusivamente durante sus primeros 6 meses de vida. Este período debería prolongarse, si es posible, hasta los 2 años de edad, ya en combinación con otros alimentos.

¿De qué se compone la leche materna?

Tal vez te sorprenda saber que la leche materna es un fluido vivo, capaz de adaptarse a los requerimientos nutricionales e inmunológicos del bebé a medida que crece. Durante los primeros 3 o 4 días después del parto, la mamá produce calostro; un líquido más espeso y amarillento pobre en volumen, pero rico en nutrientes. Luego, entre los 15 días y el mes, se genera lo que se conoce como leche madura.

Por sorprendente que parezca, no se conocen aún la totalidad de los componentes de la leche materna, ya que no solo cambian dependiendo de cada mujer, sino también en la misma madre dependiendo del pecho, las tomas y las distintas etapas de la lactancia.

No obstante, sí es posible identificar las siguientes características de la leche materna:

  • Está compuesta por los carbohidratos, proteínas y grasas que el bebé necesita.
  • Proporciona las proteínas digestivas, los minerales (hierro, calcio, zinc, sodio), las vitaminas (E, A, D, K),  y las hormonas que los bebés demandan.
  • Tiene anticuerpos que ayudan a evitar que su bebé se enferme. Por ejemplo, contiene inmunoglobulinas, que protegen las mucosas del lactante; linfocitos y macrófagos, que hacen de barrera contra el medio ambiente; lactoferrina, que además de proteger de gérmenes y bacterias, contribuye a la absorción de hierro.
¿Te gustó esta nota?