Dar a luz a niños es más doloroso que a niñas.

Un estudio ha revelado que dar a luz a niños es más doloroso que dar a luz a niñas. Esto se debe a que ellas soportan más el estrés del nacimiento. ¿Lo sabías?

El sexo del bebé incide notablemente en el desarrollo de embarazo y del parto. Pero hasta ahora no se había confirmado que dar a luz a niños es más doloroso que dar a luz a niñas. ¿Te gustaría saber por qué? En este artículo te lo contamos.

¿Dar a luz a niños es más doloroso que dar a luz a niñas?

Según un estudio de la Universidad de Granada en conjunto con el Pediatric Research del grupo Nature, varios investigadores de la UGR y el Hospital Clínico San Cecilio de Granada, dar a luz a niños es más doloroso que dar a luz a niñas. 

A través de varias pruebas donde se analizaron los partos de 56 mujeres (en los cuales nacieron 27 niños y 29 niñas) los investigadores pudieron confirmar que existe una relación muy estrecha entre el sexo del bebé y la capacidad que tenga de afrontar el estrés que supone su llegada al mundo.

El estrés del feto

Para el feto, pasar de estar protegido, alimentado y tibio en el vientre de la madre a tener que ‘salir’ de ese sitio es un proceso que incluso puede considerarse traumático. Sin embargo, el estudio indica que las niñas pueden responder mejor a dicho estrés que supone el nacimiento. ¿Cómo lo saben? Porque al momento del parto, ellas presentan más cantidad de defensas antioxidantes y menos daños oxidativos en las membranas celulares si se las compara con los varones.

Los resultados obtenidos indicaron que ellas se enfrentan mejor al estrés y a la inflamación del momento de nacer debido a que para esa etapa sus sistemas enzimáticos están más maduros. Esto trae como consecuencia que el daño celular es menor y el metabolismo mayor.

Y eso no es todo, ya que además de que dar a luz a niños es más doloroso que dar a luz a niñas, el estudio ha confirmado que los niveles de antioxidantes en las madres también es diferente. Esto quiere decir que el parto de un bebé hembra es menos agresivo para la mujer que si nace un varón.

El género del bebé influye en cómo la madre afronta el proceso del nacimiento, pero también condiciona la manera en que los neonatos se enfrentan al entorno extrauterino.

Adiós al mito del sexo débil

La conclusión a la que llegamos con este estudio es queellas tienen un umbral mayor al dolor y al estrés. No es de extrañar, ya que son las encargadas de traer al mundo. Y es que se ha dicho alguna vez que los dolores del parto son iguales a romperse varios huesos al mismo tiempo.

Esta investigación, además, es importante en cuanto a factores de riesgo de las alteraciones funcionales y las repercusiones que estas tienen en la esperanza de vida y en el desarrollo de patologías.

Diferencias entre un embarazo de niña que de niño

Las madres indican que no son iguales los embarazos de niñas que de niños, incluso están las que afirman que cuando esperaban un varón se veían más guapas o sentían que tenían menos náuseas matutinas. Otras mujeres afirman que el vientre les creció de manera diferente (se dice que si la barriga es redonda nacerá una niña y si es en punta, un niño) o incluso que sus tobillos se hincharon menos o tenían más antojos.

Lo cierto es que no hay dos embarazos iguales, más allá del sexo del bebé. Esto es así porque son muchos los factores que inciden en la gestación: la edad de la madre, ser primeriza, cuánto pesa la mujer al quedarse embarazada, qué sucede a su alrededor (en su familia, en el trabajo, en su casa), el tamaño del bebé y un largo etcétera.

Esta investigación sienta un precedente y nos permite entender un poco más sobre el proceso del nacimiento y qué sucede en nuestro cuerpo cuando estamos a punto de salir al mundo.

Fuente: eresmama.com

¿Te gustó esta nota?