El papá que cuida al bebé no está ayudando a la madre, está ejerciendo su paternidad.

Por las características propias de una sociedad como la que vivimos y hemos vivido, se sigue creyendo que es la madre la que debe cargar con la mayor parte de los cuidados de un bebé recién nacido, lo cual es una gran mentira.Aunque muchos bebés tienden a unirse más con sus madres por razones que ya todos conocemos, los padres también tienen un rol sumamente importante a jugar en el cuidado y la crianza de los hijos sin dar ningún tipo de excusas para no hacerlo.

En una cultura con características machistas y patriarcales como en la que aún vivimos, nos parece increíble y encantador que un padre se decida a ayudar a la madre a hacerse cargo de todo lo que tiene que ver con el niño como si esa no fuese su responsabilidad también. Es por esta misma razón que todos deberíamos dejar de usar la palabra ayuda cuando nos referimos a todo lo que hace el padre para criar a un hijo porque esas cosas también vienen acompañadas de la paternidad responsable.

¿Por qué dejar de llamar ayuda a la paternidad responsable?

Cuando vemos a un padre atendiendo el llanto de su hijo, arrullandolo, cambiándole los pañales o enseñándole las primeras palabras, no ayuda a la madre. Al contrario, está ejerciendo el hermoso rol de la paternidad, el cual implica todas y cada una de las cosas que hemos acabado de nombrar y muchas más. Por mucho que a algunos les pueda parecer que el correcto uso de los términos es una tontería que no hace ninguna diferencia, pero resulta que es un aspecto mucho más trascendental de lo que muchos piensan.

Por muy increíble que suene, hay muchas mujeres que siguen diciendo que sus maridos las ayudan con los niños y hombres que dicen exactamente lo mismo, lo cual es una falacia gigantesca. Pareciera que estuvieran dando a entender que los quehaceres y responsabilidades propios de un hogar viniesen clasificados por el genero de sus integrantes, lo cual debe comenzar a ser rechazado categóricamente por la sociedad en pleno.

Importancia de la figura del padre en la vida del niño

Aunque muchos se empeñen en decir lo contrario, la figura del padre es igual de importante y trascendental en la vida del infante que la de la madre, lo que no debe ser negado por nadie que sienta un mínimo de aprecio por la figura de la familia y lo que esta representa en cualquier sociedad. Todos tenemos muy claro que el vinculo de cualquier bebé va a ser el que tiene con su progenitora, pero esto no significa que el progenitor va a quedar relegado a un segundo plano en cuanto a deberes y responsabilidades como padre.

La dinámica familiar basada en el sistema patriarcal que sexualiza las tareas en rosa y azul debe ser completa y absolutamente invalidado porque ya no tiene cabida en esta nueva era. Esta será la única manera en la que finalmente se van a producir los cambios que necesitamos para que la sociedad se adecue a los nuevos tiempos que están corriendo. Una de las primeras cosas que debemos hacer es centrarnos en nuestro entorno más íntimo que es el hogar y, por supuesto el lenguaje.

¿Te gustó esta nota?