Hacer un viaje con tus amigas es bueno para la salud mental, según la ciencia.

Viajar es una de las experiencias más enriquecedoras de la vida, no importa a dónde vayas o qué tan lejos lo hagas. Viajamos por los momentos que son indescriptibles y que nos hacen sentir que volvemos a respirar después de toda la angustia a la que estamos sometidos día a día..

Muchas personas deciden hacerlo solas, en familia o con su pareja pero según la ciencia, viajar con tus amigas puede ser lo más beneficioso para tu salud mental.

Y es que viajar es la clave para sanar tus males, tanto físicos como mentales. Cuando viajas, tu mente se mantiene activa. Tu cerebro agradece que de vez en cuando hagas tus maletas y tomes un vuelo lejos hacia nuevas experiencias. Porque conoces nuevas personas, porque aprendes un nuevo idioma, porque interactúas con otra forma de vida y porque descubres nuevos caminos. Así, no hay forma de que tu mente se atrofie.

A lo largo de los años se ha demostrado que la amistad puede extender la expectativa de vida, disminuir las posibilidades de enfermedades del corazón e incluso ayudarnos a tolerar mejor el dolor. Estar con tus amigas puede aumentar la producción de oxitocina, la hormona del abrazo de sentirse bien que nuestros cuerpos producen cuando estamos felices. La ciencia ha demostrado que la oxitocina puede hacer que las personas sean más confiadas, más generosas y más amigables así que ahora imagínate si juntas todo eso con los beneficios de un viaje.

A la inversa, según la gente inteligente de Harvard, las personas que no tienen una amistad fuerte tienden a estar más deprimidas, tienen un declive cognitivo en la vida posterior y, lo suficientemente alarmante, tenían más probabilidades de morir a una edad más temprana. Un estudio, que analizó las vidas de 309,000 personas, encontró que la falta de vínculos sociales fuertes aumentaba el riesgo de muerte prematura por todas las causas en un 50%, lo que fue aproximadamente el mismo efecto que fumar hasta 15 cigarrillos por día. Un estudio de 2012 encontró que el riesgo de demencia aumentaba dependiendo de cómo se sentían las personas solitarias.

Las experiencias que pueda tener mientras viajas, ya sea en tu propio país o en un continente diferente, son infinitas. Los recuerdos que harás y las personas que conocerás cambiarán tu vida y aunque a veces habrá decepciones y las cosas no siempre saldrán según lo planeado, esas son las experiencias que te llenarán más

¿Te gustó esta nota?