No ganó Miss Universo, pero sí el corazón de todos: contó su historia y el video se hizo viral.

Algunas personas tienen el camino más difícil que otras para cumplir sus sueños, es cierto, pero sus obstáculos no impiden que luchen por ellos y los concreten: esta es la historia de H’Hen Niê, la mujer que ganó la corona de belleza en Vietnam.

La impactante historia de H’Hen Niê, Miss Vietnam

A pesar de haber terminado en el quinto lugar en Miss Universo 2018, no podría estar más agradecida con su camino de vida. Nacida en la minoría étnica Rade, es la tercera hija de seis hermanos. Sus padres son campesinos y querían el mismo destino para su hija, por lo que a los 14 años le pidieron que se buscara un marido y comenzara una familia, como a las demás niñas de su pueblo, en la provincia de Đắk Lắk.

Esta minoría étnica conforma tan solo el 5 % de la población de todo el país, aproximadamente unos 4 millones de personas. A tan temprana edad, H’Hen les dijo a sus padres que no podría conseguir un esposo en ese momento de su vida, porque debía perseguir sus sueños. «No quería vivir una vida en la que tuviera que casarme pronto, como muchas otras niñas de mi población», fue lo que dijo en el video introductorio de Miss Universo.

En principio, el modelaje no estaba en sus planes. Lo que debía conseguir primero era una educación. Por eso se mudó a Ho Chi Minh (también conocida como Saigón), la capital del país, para estudiar. No le habían dado esa oportunidad de pequeña: desde edad muy joven había estado trabajando en una plantación de café para ayudar económicamente a sus padres.

Después de que pudo graduarse de la educación básica y estudiar el idioma oficial de Vietnam (hasta los 14 años, solo hablaba la lengua de la etnia Rade), estudió durante un año en el colegio universitario Nha Trang, en Ho Chi Minh, dice su página de Wikipedia. Para pagar sus estudios y poder mantenerse, trabajó como empleada doméstica por todo ese año. Al mismo tiempo, cuidaba niños, servía en restaurantes y repartía folletos. Luego de quedar fija en una pasantía en un banco, encontró el modelaje. O el modelaje la encontró a ella.

Desafiando los estándares de belleza

Eso fue en 2014. En 2015, entró al concurso Vietnam’s Next Top Model, desafiando los estándares de belleza de su país, dice Cosmopolitan. En Occidente, las personas luchan para conseguir una piel tostada, y varias mujeres harían todo por una piel como la de H’Hen. Esto es porque, en esta parte del mundo, la piel bronceada es símbolo de estatus: significa dinero que costea vacaciones en la playa de un lugar paradisíaco. En Oriente, esto es completamente al revés. Las personas ya tienen la piel naturalmente tostada, que se oscurece aun más si trabajan en el campo todo el día, de sol a sol.

Este es el símbolo de la piel oscura para ellos: pobreza. Las mujeres que más alto están en la escalera social tienen la piel más blanca, pues no pasan tanto tiempo bajo los rayos del sol. Por eso, en los países del sur de Asia se venden cremas y otros productos y tratamientos para blanquear la piel. Cuando las mujeres salen a la calle, lo hacen con una sombrilla.

H’Hen desafió los cánones de belleza vietnamitas, además, con su cabello corto. A pesar de todas estas circunstancias que parecerían desfavorecedoras, la bella mujer quedó en noveno lugar en el concurso. En 2017, se coronó como Miss Universo Vietnam. Sus características, que podrían parecer poco atractivas, la convirtieron en una mujer única para la competencia de belleza, algo que le dio el título. Otro factor que hizo que el jurado la eligiera fue su apoyo a las personas de extrema pobreza.

View this post on Instagram

Khoảnh khắc #CrowningMoment #MissUniverseVietnam #HHenNie

A post shared by H'Hen Niê (@hhennie.official) on

Mujer sabia y generosa si las hay

H’Hen entiende sus raíces y todo lo que tuvo que atravesar para salir adelante. Por eso, si bien inicialmente había prometido donar el 70 % de sus ganancias de Miss Universo Vietnam 2017, le hizo caso a su madre y destinó la totalidad de ese dinero a becas para los estudiantes de las escuelas a las que ella asistió. Twitter se hace escuchar con su admiración hacia la generosa modelo:

Miss Vietnam era muy pobre cuando compitió para Miss Universo Vietnam, solo se podía costear un par de tacones para toda la competición, pero cuando ganó igual donó todas sus ganancias y construyó una escuela en el campo. Admiro a esta reina desinteresada.

Ella misma escribió en su cuenta de Instagram:

Al crecer en una minoría étnica de Vietnam, he visto de primera mano que la educación es la única manera de romper el ciclo de pobreza. Quiero que los niños en todas partes florezcan, sueñen en grande y tengan la resiliencia para superar obstáculos.

En el desfile habló de la violación y del movimiento #MeToo, pero muchas personas notaron que la traductora, al no ser nativa de Vietnam, se entreveró con las palabras y no le hizo justicia a su respuesta. La CNN reporta que una usuaria vietnamita de Twitter tradujo luego lo que H’Hen respondió.

Proteger el bienestar y la salud de las mujeres y proteger a las mujeres del abuso sexual es el derecho que cada mujer necesita. Todas nosotras necesitamos ser protegidas. También necesitamos libertad.

En la opinión pública está el hecho de que, por toda la fiereza que mostró esta mujer en su vida, debería haber llegado por lo menos al tercer lugar del concurso de belleza. Pero ella se mostró muy humilde cuando le preguntaron sobre estas opiniones, mostrando su agradecimiento infinito, al ser la primera mujer de una minoría étnica en ganar el concurso Miss Universo de su país y quedar entre las primeras cinco mujeres más bellas y admirables del mundo.

De la nada, estoy aquí. Tú también puedes hacerlo.

Fuente: vix.com

 

 

 

 

 

¿Te gustó esta nota?