Pasar de un hijo a dos ¿cómo ajusto mi vida?

Si tener un hijo es un GRAN cambio, tener otro es mucho más.

Es cierto, tu segundo hijo tiene la suerte de que ya tienes experiencia, ya sabes a lo que vas en el parto, ya experimentaste (y sobreviviste) a la falta de sueño, ya sabes cambiar pañales, dar el pecho, preparar un biberón. Sí tu segundo hijo lleva ventaja en eso al primero.

Pero el segundo hijo tendrá que hacer algo que el primero no tuvo que hacer nunca: compartirte desde el primer día de su vida. Dicen las madres experimentadas de la comunidad que es el nuevo bebé quién debe adaptarse a la rutina de la familia. Tu hijo pequeño no tiene porqué dejar sus clases de natación porque no quieres sacar al bebé. Parecería razonable que la regla de “quién llega se amolda” es válida.

También dicen las mamás en la Comunidad que bien que mal, el bebé estará bien siempre y cuando esté alimentado, atendido y cambiado. Pero el niño mayor se da más cuenta si lo están desplazando o no. Por eso vale la pena ponerle mucha atención y lo que parece funcionar de maravilla es involucrar al hermano o hermana mayor en todo. Desde las cosas divertidas hasta las cosas de responsabilidad. Y hablarle siempre como si las actividades del bebé fueran algo que los involucra a los dos, por ejemplo:

Vamos a cambiarle el pañal a tu hermanito, ayudame y traeme el pañal y las toallitas.

Vigila a tu hermanita por unos minutos ¡es una tarea muy importante y solo te la confío a ti!

Por favor escoge la ropita que le vamos a poner a tu hermanito (de un montoncito de ropa que hayas pre-seleccionado tú).

El tema es que el hijo mayor se sienta involucrado en todo momento.

Vamos a revisar la ropa que no te queda para que se la regales a tu hermanito.

Y dedícale tiempo de calidad a solas también. Pide ayuda para que alguien cuide al bebé por un rato y lleva a tu hijo mayor al parque, léele un cuento o pídele que te ayude a amasar la masa para la cena.

En cuanto a tu vida, prepárate para partirte en dos, pero se puede (yo de hecho me parto en tres y las mamás de un solo hijo frecuentemente me dicen que cómo lo hago). Creo que a más hijos más fluidez en la vida ¡no queda de otra!

Si esperas tu segundo hijo tu vida se llenará de más gastos, más responsabilidades pero, sin duda, también de más amor.

Fuente: espanol.babycenter.com

¿Te gustó esta nota?