¿Por qué no debemos darle a los niños todo lo que piden?

Darle a los niños todo lo que piden tiene más importancia en su desarrollo de lo que crees. Pretender que no se frustren es malcriarlos, ya que esto propicia que sean consentidos. “Quiero jugar a la Play toda la tarde”, “hoy no me voy a bañar”, “me compras…” son algunas de las peticiones o solicitudes que sueles consentirles, pequeños detalles que pasas por alto para evitar escuchar llantos, presenciar rabietas y pasar un mal momento frente a otras personas.

Muchos padres son aconsejados por pediatras para que dejen comer y dormir a sus hijos todo lo que quieran, sin embargo, esto puede generar hijos acostumbrados a tener a sus padres a sus pies, consintiéndolos cada vez que quieren algo.

Cuando les das todo lo que piden, tus hijos serán unos malcriados, pensarán que tienen derecho a tener todo lo que pidan sin esforzarse, se volverán déspotas, egoístas y superficiales. Si quieres ver una sonrisa en sus caras, lo mejor es que los eduques correctamente para conseguir que se conviertan en personas con buenos valores y de éxito.

Darle a los niños todo lo que piden

Si a los niños se le da todo lo que piden, no se les permite la oportunidad de experimentar la frustración, una importante y necesaria emoción para poder afrontar los posibles problemas en el futuro. Además, los padres se convertirán en esclavos para satisfacer todas sus necesidades y caprichos, sean cuales sean.

Según la creencia de los niños, sus padres tienen que obedecer sus deseos por la simple razón de ser sus padres; de esta manera, sentirán la responsabilidad de ganarse aquello que desean, porque nunca les hizo falta. Todo esto hará que se conviertan en tiranos y que vean a sus padres como esclavos y sumisos de su voluntad.

Finalmente, los niños serán egoístas, déspotas, agresivos, intolerantes, sin empatía, materialistas, superficiales, no sabrán cuál es el valor del esfuerzo y tampoco querrán adquirir responsabilidades en su vida: ¿realmente deseas esto sólo por darle a los niños todo lo que piden?

Si decides consentirlos demasiado y les das todo lo que te piden, no los estarás ayudando a crecer, ni a madurar y, aunque de pequeños pidan cosas fáciles de conseguir, a medida que vayan creciendo pedirán cosas cada vez más compleja.

Peligros de darle a los niños todo lo que piden

  1. Intolerancia. La frustración de los niños por no obtener lo que quieren se da principalmente de los dos a los cuatro años y es parte de su aprendizaje. Si se consiente mucho a los niños, estarás formando personas intolerantes y no sabrán cómo esforzarse para lograr lo que quieren.
  2. Depresión. A medida que los niños vayan creciendo, el nivel de exigencia aumentará. Si no compras o les das aquello que solicitan, se pondrán tan agresivos que no podrán controlar sus emociones. De esta manera, estarás criando adolescentes deprimidos.
  3. Ansiedad. Poseerlo todo impide tener tiempo suficiente para poder utilizarlo, lo que hace que se pierda en el montón. Es importante crearles frustración a los niños para que puedan sobrevivir dentro de la sociedad.
  4. Rabietas. Si los niños hacen rabietas, trata de no amenazarlos sino de hablarlos con cariño, que tu cara no refleje enfado. Mantén la calma y distancia física, hazles saber que estás enfadada con su comportamiento, pero no con ellos. Quédate tranquila para que noten que tienes sentimientos y que estás angustiada con su manera de actuar.

Cómo evitar convertir a los niños en caprichosos

Debes dejar de decir que sí a todo y empezar a decir que no cuando los niños quieran cualquier cosa. Si quieren algo, deberán ganárselo con actividades acorde a su edad. Es importante también que tengas en cuenta la forma de decirles que no. Es necesario que lo hagas con voz amorosa, pero a su vez con firmeza. Un “no” dicho a tiempo es necesario para su buen desarrollo.

Ten paciencia, ya que si los niños quieren algo y no se lo das, hazte la idea de que habrá una rabieta pero que pronto se le pasará. Mantén la calma y muestra autocontrol en todo momento ya que, si pierdes la paciencia, los niños sabrán que pueden encontrar la forma de manipularte y conseguir lo que quieren. Permanece tranquila, de esta manera les enseñarás que con rabietas no se consigue nada.

Evita sentirte mal; es importante que forjes su carácter.Esta tarea es mucho más relevante que darles todo lo que te piden. Ellos te lo agradecerán en el futuro y tú verás la importancia de no ceder ante todas sus peticiones.

¿Te gustó esta nota?