¿Quieres eliminar la mala vibra de tu hogar (y de ti mismo)?

Durante cientos de años los pueblos originarios de diferentes países de Sudamérica han utilizado el palo santo en sus rituales y ceremonias. Se trata de una madera considerada sagrada que constituye un verdadero tesoro para estas culturas. Los pueblos nativos se han encargado de pasar de generación en generación la sabiduría y la mística que envuelve el palo santo al que se le atribuyen propiedades limpiadoras y sanadoras potentes.

Hoy día se ha vuelto popular como incienso y puede conseguirse fácilmente. Si quieres eliminar la mala vibra de tu hogar y generar una mayor conexión contigo mismo, definitivamente deberías conocer más sobre su uso. ¡Descúbrelos!

¿Por qué es tan beneficioso?

De acuerdo con las creencias de los pueblos que la descubrieron, el palo santo limpia energías negativas, restaura y revitaliza la persona y los espacios. Si se utiliza en el hogar, esta madera brinda claridad y estabilidad a quienes las habitan, ya que las ayuda a enraizar.

Todo ello se debe a sustancias como el limonene (un principio activo presente en el tronco del árbol), responsable de la limpieza física y espiritual. Además, posee un aroma único entre dulce y leñoso que combina inciensos, menta, hierba dulce, limón y eucalipto.

Así es como debes utilizarlo

El palo santo se utiliza de la misma forma que la salvia y el cedro. En primer lugar, tienes que encender el palo con fósforos o un encendedor. Una vez que la punta de la madera tome el fuego (puede que tarde unos segundos o que tengas que intentarlo varias veces), tienes que dejarlo quemando 30 segundos. Luego recorre tu hogar sosteniéndolo.

Puedes soplar también la llama para que se mantenga encendido. Lo ideal es hacerlo con la intención de que el humo limpie todo lo que tenga que irse y renueve por completo las energías. Si lo quieres para ti o una persona debes repetir el mismo procedimiento solo que esta vez el humo debe rodear específicamente el cuerpo de la persona.

Cuando termines, coloca el palo sobre una superficie segura que puede ser porcelana o metal. Si no lo vuelves a encender, lo más probable es que el palo se apague a los pocos segundos.

El palo santo cuenta con dotes medicinales que te ayudarán a obtener un ambiente pacífico y armonioso.  Quemando un pequeño pedazo de madera podrás disfrutar de su aroma intenso y agradable a la vez que te ayudará a sentirte más relajado y a gusto contigo mismo y con tu hogar.

Fuente: vix.com

¿Te gustó esta nota?