Ser madre después de los 35: la ciencia da 3 increíbles razones para que así sea.

Las mujeres que sueñan con ser madres les puede resultar impensable tener un hijo después de los 35 años, ya sea porque tienen en cuenta que el aumento de la edad se asocia a un embarazo de riesgo, o incluso porque les gusta la idea de ser «madres jóvenes».

Sin embargo, la ciencia revela una serie de razones que hacen a la maternidad después de los 35 años más que deseable y que tal vez puedan ser determinantes para tomar la gran decisión.

Embarazo tardío

Una encuesta del Centro de Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos muestra que uno de cada 5 partos en EE. UU. se realiza en mujeres de 35 años o más y ese número crece cada año desde la última década.

En Gran Bretaña, la edad media de las mujeres que dan a luz es a los 29 años, pero el número de mujeres que eligen ser madres entre los 30 y los 40 aumenta rápidamente. En 2006, más de 22.000 mujeres de más de 40 años tenían bebés, ya en 2005, más de 102 mil tuvieron su primer hijo entre los 35 y 39 años.

¿Por qué ser madre después de los 35 años?

Los hijos alcanzan mejores capacidades cognitivas

Un estudio publicado en International Journal of Epidemiology analizó la relación entre la edad de la madre y la capacidad cognitiva en niños de 10 años. Para esta investigación se analizaron tres grandes estudios realizados en el Reino Unido durante 1958, 1970 y 2000 a 2002.

Los resultados demostraron que, a diferencia de los estudios realizados en los años 50 que demostraban que hijos de madres entre 35 y 39 años tenían puntuaciones cognitivas peores que los hijos de madres jóvenes, en la investigación referente a los años 2000, ese resultado se ha invertido.

Los niños nacidos de madres con edades entre 35 y 39 años alcanzaron resultados significativamente mejores en las pruebas cognitivas que las de las madres más jóvenes.

Mejora el cerebro de la madre

Un estudio norteamericano observó que tener hijos después de los 35 años aumenta el potencial neurológico de las madres y previene la pérdida de memoria en el futuro. La investigación realizada y divulgada en Journal of American Geriatrics Society realizó pruebas con 830 mujeres, y percibió que aquellas que tuvieron hijos después de los 35 tenían una memoria verbal mayor que aquellas que fueron madres alrededor de los 20 años.

Entienden que el enorme aumento de los niveles hormonales durante el embarazo puede influir positivamente en el funcionamiento del cerebro, y si la mujer se queda embarazada más tarde, los cambios en su cerebro durarán más tiempo.

Aumento de expectativa de vida

Según un estudio realizado por la Escuela de Medicina de la Universidad de Boston (EE. UU.), las mujeres que quedaron embarazadas después de los 33 tienen mayores posibilidades de vivir hasta los 95 años. Y no termina allí… según la encuesta, esas mujeres tendrían el doble de posibilidades de vivir hasta los 95 en relación a aquellas que tuvieron su último hijo antes de cumplir 30 años.

La investigación, sin embargo, no busca animar a las mujeres a esperar para tener hijos con edades avanzadas, ya que el sistema reproductivo envejece junto al cuerpo y hay riesgos en gestaciones avanzadas.

¿Te gustó esta nota?