¿Tu mejor amiga está embarazada? Tu podrías ser la siguiente, según la ciencia.

Escoger bien a nuestros amigos podría una decisión mucho más importante de lo que crees. No sólo influyen en tus decisiones para salir un sábado en la noche, de hecho influyen en prácticamente todos los aspectos de tu vida, desde la forma en la que comes, en tu perspectiva sobre ciertos temas, tu estatus matrimonial y recientemente un estudio publicado en el Asociación Americana de Sociología añadió el embarazo a esta lista.

En el estudio llevado por Nicoletta Balbo, doctora en la Universidad de Bocconi en Italia y Nicola Barban, socióloga en la Universidad de Groningen, encontró que si de dos mujeres que son amigas desde hace un tiempo, una se embaraza, la probabilidad de que la otra haga lo mismo puede incrementar considerablemente.

El impacto de los amigos que tenemos desde la adolescencia parece ser aún más fuerte que el de una hermana. De hecho si una de dos hermanas se embaraza, las ganas de la que no tiene hijos de quedar embarazada empieza a declinar un año después de que nace el primer hijo de su hermana.

«En la sociedad actual, los amigos son igual o más importantes que los hermanos y otros miembros de la familia», señala el estudio.

Balbo y Barban tomaron como muestra a mil 700 mujeres estadounidenses durante un período de 15 años, a partir de los 15 años y terminando cuando las mujeres tenían 30 años.

Se comparó el comportamiento de las participantes con las personas a las que se referían como sus amigos desde la escuela. Compararon sus similaridades geográficas, de ingresos y su educación. De los 820 embarazos que se sumaron de las participantes, cuya edad promedio para tener hijos fue 27 años, se observó que mostraban características similares con sus amigos y un poco menos del 47 por ciento de esos embarazos fueron no intencionales.

Para el estudio se analizaron sólo los embarazos que fueron intencionales y se observó que las participantes se comparaban a si mismos con sus amigas y se sentían más presionadas por tener hijos si sus amigas ya los tenían.

«En general, esta investigación demuestra que las decisiones de fertilidad no solo están influenciadas por las características y preferencias individuales, sino también por la red social en la que los individuos están integrados», señaló Balbo.

Se observó también que parte de esta similaridad se debe a que los amigos son una fuente importante de aprendizaje. Al observar que tus amigos cercanos empiezan a tener hijos, entonces empiezas a aprender cómo asumen ese papel. Además, tener hijos al mismo tiempo que tus amigos les traía varias ventajas a las participantes, entre ellas reducir el estrés asociado con el embarazo y con ser madres por primera vez.

También observaron una mayor probabilidad de que las participantes se mantuvieran como amigas si están experimentaron la maternidad al mismo tiempo.

Las ganas de pertenecer es otra razón por la cual el embarazo puede ser contagioso.

«Sincronizar la maternidad con amigos puede reducir el riesgo de ser dejado atrás por amigos que ya tienen un hijo», señaló el estudio.

Esto no necesariamente significa que si tus amigas empiezan a tener hijos, entonces tu instinto inmediato será hacer lo mismo. Sólo es una probabilidad de cómo algunas personas se comportan de acuerdo a su entorno y sus circunstancias.

Fuente: vix.com

¿Te gustó esta nota?